Etiquetas

miércoles, 22 de junio de 2011

Lausanne, la capital olímpica suiza junto al lago Leman

Lausanne, la segunda ciudad más importante del Lago Lemán junto con Ginebra, combina el aire de una ciudad mercantil dinámica con la ubicación ideal de un centro turístico. La capital del cantón suizo de Vaud es una ciudad universitaria animada y un popular centro de congresos. La ciudad ha sido construida en tres colinas, rodeada de viñedos, a orillas del Lago Lemán. En la orilla francesa, se eleva el escenario impresionante de los Alpes Saboyanos. El casco antiguo está en su mayor parte cerrado a los coches. Pequeños callejones con cafés y boutiques abundan en el casco urbano medieval. La parte vieja de la ciudad está dominada por la catedral, considerada como la obra más impresionante de la época gótica temprana. Durante más de mil años, Lausanne fue sede obispal. En el barrio alrededor de la catedral hay calles de compras al igual que en el pintoresco barrio porteño de Ouchy donde hay lujosos hoteles como el Beau-Rivage Palace o el Hotel de l'Angleterre, en el que solía hacer noche Lord Byron. También los aficionados a la cultura se sentirán a gusto en Lausana: La Collection de l'Art Brut en el castillo Beaulieu, la Fondation de l'Hermitage, el museo fotográfico «Musée de l'Elysée», el museo de pipas son sitios que hay que visitar. Por otro lado, la oferta de teatros y música es extraordinaria. Como ejemplo, el Béjart Ballet de fama mundial tiene su sede en Lausanne.  También el Comité Olímpico al igual que el Museo Olímpico, el centro de información más grande del mundo sobre los Juegos Olímpicos, tienen su centro en esta ciudad suiza. Sus habitantes tienen la típica disciplina suiza, si quedan contigo a las 16:00 horas no llegarán a las 15:58 o a las 16:05 sino a las 16:00 en punto.
Lausanne fue en su día una capital intelectual y atrajo a pensadores de la talla de Rousseau y Voltaire. Hoy en día es un paraíso para los aficionados al esquí acuático, la natación y la navegación. Precisamente uno de los mayores atractivos de la ciudad es el lago Leman, protagonista en Lausana, al igual que en Ginebra. Si bien Ginebra está construida a las dos orillas del lago, en Lausana no es así, debido a la complicada orografía de la ciudad, que obliga a construir en vertical. En un día de niebla , algo habitual por allí, la confusión entre el cielo y el agua en el horizonte es impresionante y hace parecer que los barcos son fantasmagóricos . Gracias al barón de Coubertín, Lausanne se convirtió en sede del Comité Olímpico Internacional en 1915, y posteriormente fue nombrada Capital Olímpica en 1994 como lo atestiguan un enorme parque por el que pasear con multitud de estatuas y columnas con motivos olímpicos, un pebetero y también el Museo Olímpico que alberga cantidad de objetos referentes a las olimpiadas. También entre lo mejor de la capital suiza está la Catedral de Notre Dame, que es una construcción de estilo gótico que empezó a construirse en el año 1150 y se finalizó en el año 1275, y que como suele ser habitual se asienta sobre construcciones religiosas más antiguas que se remontan hasta tiempos de los romanos. La catedral es además un lugar de peregrinaje también un punto de salida para enlazar con el Camino de Santiago. En definitiva, Laussanne es una bonita y peculiar ciudad que sirve de muestra de la riqueza cultural que tiene Suiza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario