Etiquetas

sábado, 30 de abril de 2011

Buenos Aires: del silencio de sus cementerios al bullicio de Caminito

Los restos de Eva Perón yacen en el mausoleo de la familia Duarte, en el cementerio de La Recoleta del norte de la ciudad de Buenos Aires, entre el enfado de la gente del barrio, uno de los más distinguidos de la capital argentina, y el peregrinar contínuo de los peronistas. En el mismo cementerio están enterrados escritores como Adolfo Bioy Casares o deportistas como el piloto de fórmula 1, Juan Manuel Fangio. En su poco mas de 5 hectáreas alberga la mayor concentración de obras de arquitectura funeraria y obras de arte de grandes artistas. Pero hay otro célebre cementerio al que diariamente acuden argentinos y turistas: La Chacarita donde están los restos del general Juan Domingo Perón, de la poetisa Alfonsina Storni  y del cantante Carlos Gardel, elevado a categoría de mito por los bonaerenses. La muerte despierta dudas, temor y curiosidad a partes iguales y por ello la oficina de turismo de la ciudad organiza visitas guiadas a los cementerios de Buenos Aires. Es una experiencia acercarse a esta ciudad y no para llenarnos del sonido tanguero de sus milongas, o de las luces de sus teatros, sino para visitar el silencio y las sombras de los cementerios más famosos de la Reina del Plata.
Y como contraste, tras visitar los silenciosos cementerios, hay que darse un paseo por el ruidoso y alegre  'Caminito’, uno de los principales reclamos turísticos de Buenos Aires. Se trata de una calle situada en el tradicional barrio de La Boca, muy próxima por ello al estadio de La Bombonera del Boca Juniors. Un concurrido paseo turístico empedrado, repleto de casitas y locales pintados de diversos y llamativos colores, conservando así el aspecto que le dieron a principios del siglo XIX los emigrantes italianos que habitaron este barrio hoy día repleto de restaurantes, tiendas de souvenirs, artesanía, pintura y parejas de tango bailando. Caminito es una calle tan pequeña como particular, con algunas ventanas y algún balcón lleno de plantas y de ropas colgadas para secar. Al principio era simplemente un ramal del Ferrocarril. Al lugar se lo llamaba "la curva", la que luego se convirtió en un "caminito" que acortaba distancias. Ese fue el famoso "caminito" por el que transitaba a diario Juan de Dios Filiberto, quien luego escribió el tango que lleva su nombre. Los bonaerenses recomiendan tener precaución al anochecer en el barrio porque cuando cae el sol lo frecuentan los atracadores.

El pier 39 de San Francisco, la bahía es tuya

Bares, tiendas, restaurantes, espectáculos en la calle y  hasta leones marinos. Hay de todo en el Pier 39 de San Francisco, un centro turístico y comercial construido en uno de los muelles de esta preciosa ciudad californiana. El muelle se encuentra en el borde del Fisherman's Wharf y el distrito está cerca de North Beach , Chinatown y el Embarcadero y desde allí se divisan unas magníficas vistas de Alcatraz, el Golden Gate, el Bay Bridge o Angel Island. Hay un montón de sitios para comer el famoso cangrejo: asado, en sopa, en enchilada y preparado de cien maneras distintas o sopa de almejas o salmón, regado todo con algún buen vino blanco californiano. Como es una zona muy turística, lo mejor es reservar en algún restaurante antes de pasear por el muelle y volver a comer a la hora que te indiquen. Dicen que el Pier 39 es la tercera atracción turística de Estados Unidos, después de los parques temáticos de Disney. Es precioso su San Francisco Carrusel, un tiovivo de madera pintado en Italia con escenas de la propia ciudad como el Golden Gate, la Bahía, Chinatown y los leones marinos.
Muy cerca de allí se encuentra la Plaza Ghirardelli, otro complejo comecial que una vez perteneció a la fábrica de chocolate de la familia del italiano Domingo Ghirardelli ,quien llegó a San Francisco en 1849 atraido por la fiebre del oro. Entre 1899 y 1915, sus hijos construyeron los cuatro edificios de ladrillo que forman el núcleo de la plaza Ghirardelli y en los años 60 fue cuando se convirtió en el actual laberinto de tiendas y galerías. La empresa Ghirardelli , ahora propiedad de la casa de chocolate suizo Lindt, es el más emblemático y conocido de los fabricantes de chocolate locales. La plaza es ahora un destino turístico con un hotel y tiendas de vino, y un asador de la mundialmente famoso chef Gary Danko. Todavía hay una tienda de Ghirardelli y un museo del chocolate en el hotel.

viernes, 29 de abril de 2011

Terraza El Embarcadero, para las largas noches sevillanas frente al Guadalquivir

Es una agradable terraza para tomar unas copas situada en la Calle Betis, en la orilla del río Guadalquivir. La terraza "El embarcadero" tiene un ambiente mucho más relajado que las terrazas vecinas. El nombre le viene de un embarcadero que estaba en la zona y que aún se conserva. Si te sientas en uno de los bancos de madera del bar puedes disfrutar de unas estupendas vistas del rio, de la Torre del Oro y de Sevilla. Está en la calle Betis, al lado de Río Grande y por tanto enfrente de la discoteca Boss y el restaurante San Marcos .
El acceso es una puertecita (está escrito encima Embarcadero) que está entre dos bares y es el sitio ideal para relajarse con una copa en el espacio que tiene pegado al río y donde se disfruta de una fresca brisa las noches de primavera y verano. La calle Betis, toda una referencia en la marcha nocturna de la ciudad, se acerca más, incluso, al río en verano y ofrece una renovada oferta para el terraceo: las terrazas El Embarcadero y su vecina Puerto de Cuba hacen que sea posible tomar un cóctel y casi tocar el agua del río con los dedos a la vez. A orillas del río también se encuentran locales como Capote, uno de los clásicos para disfrutar de música tranquila a muy pocos metros del monumental Puente de Triana. Unos metros río arriba, enfrente de Capote, abre cada noche Latino que está al lado de la entrada desde Huelva y del puente del Cachorro. Justo enfrente, con entrada por la calle Castilla, se encuentra también Aalto, con su balcón excepcional sobre el río. También cerca del rio está la Isla de la Cartuja que no es sólo es el parque tecnológico más importante de la ciudad. Cuando cae la noche, se llena de marcha con sus propuestas de terraceo. Desde el Aqua, la versión veraniega de Antique, hasta Ritual, frente al Pabellón de Andalucía que hoy acoge la sede central de Canal Sur . En la otra orilla del rio, en la antigua Estación de Córdoba, hoy centro comercial Plaza de Armas, la discoteca Kudéta tiene una terraza que ofrece algunas de las mejores vistas del centro. Y más escondida, en la calle Jesús del Gran Poder, el hotel Espacio Azahar tiene una terraza donde se pueden disfrutar mojitos y otros cócteles mientas te pones en remojo en su  jacuzzi.

sábado, 23 de abril de 2011

Caviar del Bazar de las Especias y bocadillos de pescado de Eminonu, en Estambul

Es una ciudad que te entra por los sentidos, llena de sonidos y olores que te estimulan. Cualquiera que haya viajado a Estambul hablará de sus bazares, del caos reinante en ellos, de sus mil y un colores, los sonidos y los olores, el regateo y los miles de puestecillos donde comprar casi de todo. El Gran Bazar y el Bazar de las Especias, mucho más recoleto, son dos espacios donde los turcos desarrollan su capacidad de negocio y su arte para vender y sobre todo para regatear. Si perseveras puedes encontrar chollos, pero eso sí después de haberte agotado en largos rifirrafes con los vendedores de los que casi siempre sales con la sensación de que te han vencido. Frente a la laberíntica planta del Gran Bazar, donde resulta muy fácil perderse o cuanto menos dar alguna que otra vuelta innecesaria hasta que le pillas el tranquillo, el Bazar de las Especias es un recinto donde perderse resulta imposible. Da igual por qué puerta entres, en seguida estarás en otra puerta por la que puedas salir. En este Bazar de las Especias, como su propio nombre indica, sobre todo se venden especias, os llamarán la atención decenas de puestos llenos de especias de colores intensos y olores en ciertos momentos abrumadores, pero la joya de la corona es el caviar del báltico, que se puede comprar a precios mucho más razonables que en España. El caviar lo venden en muchos puestos y también se puede regatear, pero menos que en el Gran Bazar. Lo mejor es pedir el mejor precio en varios sitios y decirles q lo comprarás en el q mejor oferta te haga. Es un proceso curioso porque para enseñarte los distintos tipos de caviar que tienen te hacen pasar a una trastienda, sentarte, te ponen un mantelito y te sacan el muestrario.Todo muy ceremonioso y te lo dan a probar en diminutas cucharillas. El dueño del principal puesto de caviar habla inglés y disfruta explicando la diferencia entre los distintos tipos de caviar: el caviar negro iraní o ruso es la hueva del esturión; el caviar rojo es la hueva del salmón y el caviar turco es la hueva del mújol gris. Para preservarlos, todos se cubren con cera. Cien gramos de caviar equivalen a la proteina que hay en diez kilos de pescado. Hay que comparar y comprar en el más barato.Yo conseguí sacar la lata de caviar iraní marca Beluga de 200 gr por 40 euros, inicialmente me pedían 60 €.
Y como colofón, al salir de este Bazar de las Especias, también conocido como Bazar Egipcio, lo mejor es irse a comer a uno de los restaurantes especializados en pescado que hay muy cerquita, bajo el Puente Gálata que une la parte vieja con la zona nueva de Estambul. Allí los camareros de los restaurantes, que tienen unas vistas insuperables, compiten para captar clientes, pero sin atosigarte. La parte de arriba del puente siempre, día, tarde y noche, esta repleto de pescadores, una tradición que pasan de padres a hijos . Está situado frente a la Mezquita Nueva, muy cerca del puerto de Eminonu, donde parten los barcos a diferentes puntos de la ciudad, así como los ferrys que surcan el estrecho del Bósforo y te puede atrapar durante horas. En el puerto de Eminou venden los famosos bocadillos de pescado, que suele ser caballa, en un montón de puestos en la calle.

BAZAR EGIPCIO. MISIR ÇARSISI
Diario de 9 a 19 horas, excepto domingos y festividades públicas
o religiosas.

jueves, 21 de abril de 2011

Tapear en Murcia: Del Rincón de Pepe a Las Mulas

Murcia tiene excelentes sitios para tapear y disfrutar. Algunos sencillos bares ofrecen tapas como una deliciosa y magistral "ensaladilla rusa", una ensaladilla de marisco, habas con jamón, michirones que es un guiso de habas, el zarangollo murciano que es un revuelto de calabacines, cebolla y huevo... La lista de tapas resultaría interminable. En sus buenos tiempos el Rincón de Pepe, uno de los sitos más clásicos de la ciudad,  tenía una carta con 1.000 tapas. En estos momentos, con un cocinero y un equipo bien distinto al de sus orígenes continúa siendo un sitio de garantía, sobre todo en el local que llaman La Barra, un pequeño comedor con una barra de aperitivos y raciones, junto al tradicional restaurante, que aprovecha las verduras de la huerta y los pescados del Mediterráneo y del Mar Menor. El Rincón de Pepe está junto a la Catedral de Murcia, cerca de las tiendas y de las otras zonas de tascas, además tiene un hotel con el mismo nombre  de la cadena NH y alberga el casino de la ciudad. Pero la zona tradicional del tapeo en Murcia se sitúa al otro lado de La Gran Vía, en el entorno de Santa Catalina y la Plaza de las Flores, un sitio típico para quedar.
La tasca Las Mulas es sin duda un sitio obligado del tapeo, situado en Ruipérez una calle adyacente a la Plaza de las Flores llena de bares. Ahí  podras disfrutar de platos típicos como el zarangollo, las pulgas (minibocadillines), pisto, gran variedad de embutidos, queso fresco a la plancha, tigres o bacalao, pero el plato especial de la casa son las patatas Real Murcia (huevos revueltos y patatas). La plaza de las Flores era la antigua plaza de las Carnicerías desde la Edad Media pero a principios del siglo XIX abandonó tal función para ser un espacio público dedicado, como su nombre indica, a la venta de flores. Esta zona pertenece al céntrico barrio de Santa Catalina que fue durante la Edad Media el centro político de Murcia, lugar de proclamaciones, pregones, ejecuciones y reuniones concejiles. En la actualidad no deja de ser parte de la vida cotidiana de los murcianos hasta el extremo de llenarse sus calles y plazas los días más grandes de las fiestas de la ciudad.

Rincón de Pepe. Calle Apóstoles, 34
30001 Murcia
968 212 239
Las Mulas
Dirección: Calle Ruipérez, 5. Murcia.
Tel: (+34) 968 22 05 61

miércoles, 20 de abril de 2011

Gastronomía murciana: pastel de cierva y pastel de carne, mezcla de dulce y salado

Un producto típico de la región de Murcia es el pastel de cierva que une los sabores dulce y salado. La pastelería salada en esta región tiene muchísima fama ya sea por los pasteles de carne de hojaldre de la capital, la empanada de tomate, huevo, pimiento morrón y atún en conserva o bien por el tradicional y exquisito pastel de cierva. Esta receta apareció a finales del XIX en la costa del mar menor de Murcia y uno de sus puntos de venta más conocidos es una pastelería de San Javier que se llama La Peladilla. Se dice que el pastel de cierva fue una receta de un antiguo jefe de cocina de un buque ruso fondeado en el mar menor, que entrego la receta a un pastelero de la localidad y este lo sirvió en una comida a la que asistió Juan de la Cierva. El político murciano, ministro durante el reinado de Alfonso XIII, alabó de tal manera la receta que decidió colocarle su nombre, una costumbre habitual antiguamente en el mundo de la gastronomía. Se trata de una masa  de harina de trigo y manteca azucarada, rellena de carne de pollo y huevo cocido.
También de carne, pero de ternera y jamón está relleno el pastel de carne murciano-el más famoso es el de la pastelería Bonache de la Plaza de las Flores-. La receta ya estaba en las Ordenanzas de 1691, promulgadas por Carlos II. Se trata de un pastel delicioso, hojaldrado, pero suculento y rotundo que te puede servir incluso de plato principal de una comida. Según cuentan, el pastel de carne se hacía en toda la España medieval, no solo en Murcia. Como ejemplo, afirman que se conserva en Munich un cuadro de Murillo de dos pícaros jóvenes sevillanos estirando una espiral de hojaldre que no es otra cosa que la cobertura de un pastel de carne.
Bonache
Plaza de las Flores, 8, 30004 Murcia .
Tfno: 968 21 20 83

sábado, 16 de abril de 2011

Palermo en Sicilia: Entre la cultura y la Mafia

O te encanta o te espanta y yo me encuentro entre los que han caido subyugados por esta ciudad. La primera impresión que te produce Palermo es la de un lugar contaminado, ruidoso y demasiado caluroso en verano, pero cuando te adentras en ella es fascinante. Su historia milenaria le ha dotado de un considerable patrimonio artístico y arquitectónico que abarca desde restos púnicos hasta casas de estilo Art Nouveau, pasando por residencias de estilo árabe y normando, iglesias barrocas y teatros neoclásicos. Para actividades culturales, artísticas y económicas fue una de las ciudades más grandes del Mediterráneo y hoy es uno de los principales destinos turísticos de Europa. La capital de Sicilia es una joya cubierta del polvo de la historia, de las desgracias que han reportado los desastres naturales en forma de terremotos, y del lastre que han provocado la especulación inmobiliaria, la miseria y el paro o los crímenes de la mafia. Al final si obviamos estos apuntes que no explican la totalidad de la realidad palermitana, nos encontraremos con una asombrosa ciudad, repleta de piedras con historia. La ciudad es como un gran puzzle donde coexisten la Mezquita arabo-normanda de San Giovanni degli Eremiti, con la genial catedral, la capilla palatina del Palacio Normando, o la plaza de Quattro Canti donde convergen las dos vias principales de la ciudad Vittorio Emmanuele y Via Maqueda. Y además de la Piazza Bellini y la Plaza Pretoria, no hay que dejar de visitar el el fascinante mercado de la Vucchiria.
Los puestos de fruta, pesacado, carne, quesos, especias, gangas, etc.. adquieren un halo mágico cuando cae la noche y los puestos encienden sus enormes focos y la luz se refleja en sus carpas rojas. La mezcla de olores y colores es tan indescriptible como inolvidable. También es inolvidable la cocina siciliana, los arancine (unas enormes bolas fritas de arroz relleno de ragú de ternera, que lo venden para llevar o comer por la calle o en la playa), la caponata palermitana (un plato de berenjenas y verduras buenísimo), la pasta con le sarde (combina las sardinas típicas de la costa siciliana con el hinojo de los montes de la isla) y los ricos pasteles hechos con ricotta o el famoso helado de casatta siciliana. Una gastronomía entre la árabe y la española, con el aceite de oliva como elemento estrella. Se come bien en cientos de sitios pero hay uno muy bonito que recomiendo: la Antica Focacceria San Francesco, en la parte vieja de la ciudad, donde han comido, entre otros, Garibaldi y Pirandello. Los palermitaos recomiendan el Shangai, que aparece en la segunda foto para comer cocina siciliana. A pesar de su apariencia exterior de suciedad dicen que por dentro está limpísimo. Está junto a la Vucchiria, un barrio que parece que acaba de salir de una guerra. La ciudad vivió un verdadero infierno durante las décadas de los 80 y los 90, cuando muchos funcionarios públicos perdieron la vida en la lucha contra las organizaciones criminales de Sicilia. Estos asesinatos incluyeron el del general de los carabinieri, Carlo Alberto Dalla Chiesa, el presidente regional Piersanti Mattarelli, Don Giuliani, un sacerdote que había luchado por los jóvenes que vivían en los suburbios y los magistrados Giovanni Falcone y Paolo Borsellino.

Lípari, la capital de las Islas Eólias, un lujo aún no destruido por el turismo

Si Sicilia en si misma es una maravilla, ir a Lípari es como comerte la guinda de la tarta. Lípari es la mayor de las islas del archipiélago de las Eólias, la más poblada y la capital, que administra Vulcano, Salinas, Strómboli, Panarea, Filicudi y Alicudi. Su mayor población, Lípari , donde atracan los transbordadores, es un encantador pueblecillo mediterráneo de casitas blancas y calles estrechas y con una acrópolis en lo alto de la roca, repleto de vida, comercios y hoteles más o menos lujosos.Se alquilan motos por todas partes y es, precisamente, con una vespa como mejor recorres la isla que tiene varias poblaciones habitadas. Las islas son Patrimonio de la Humanidad declarado por la Unesco en diciembre de 2000, por la riqueza de sus ecosistemas y la belleza de sus parajes, preservados en algunos puntos y alterados por otros por la construcción turística descontrolada. El turismo ha devuelto la vida a las islas Eolias, que después de la plaga de filoxera de la vid conocieron el éxodo de más de la mitad de sus 20.000 habitantes durante la primera mitad del siglo XX . Tan sólo a partir de 1970 el saldo migratorio comenzó a ser favorable gracias a los empleos creados por el sector turístico. Desde la vecina Sicilia salen barcos desde Milazzo y Mesina que si son los más rápidos tardan como una hora. Como peculiaridad, Lípari tiene canteras de obsidiana y piedra pómez y es frecuente bañarte en sus aguas cristalinas rodeada de piedras pómez flotando debido a su porosidad. Cuentan allí que las islas surgieron de movimientos volcánicos allá por el año 13.000 antes de Cristo.
En la actualidad la capital, Lípari tiene dos calles principales y paralelas, Vía Garibaldi y Umberto I, llenas de tiendas de ropa playera, boutiques, tratorías, tiendas de vinos… Durante el día, después de la playa, la vida se desarrolla en torno a estas dos calles. Cuando llega la noche, el ambiente se desplaza al puerto de Marina Corta. Allí la gente se sienta junto al mar a ver el atardecer, cenar al aire libre y escuchar música en directo en algún pub del puerto. Pero todo en un ambiente casi familiar si lo comparamos con cualquier lugar turístico de la costa mediterránea española.Un lujo que no durará mucho. Para bañarte, puedes dirigirte hasta  Canneto que es un pueblo situado a 3 kilómetros y que tiene una playa larga pero de guijarros. Desde allí, a través de un sendero que se asoma al intenso mar azul, se llega a la playa de Spiaggia Bianca, una playa también de cantos, muy tranquila y a la que sólo se puede acceder andando. ¡Ah! , no es blanca como indica su nombre, sino negra. A unos cuatro kilómetros de allí, hacia el norte , está Cave di Pomice, una playa con aguas claras color turquesa , situada junto a una de las mayores minas de piedra pomez del mundo.  La playa estába llena de cantos de piedra pomez y obsidiana. En Lípari, casi todo el turismo es italiano. El afan depredador de los touroperadores todavía no se han ensañado con las islas Eolias y viven alejadas de las hordas de turistas. Espero que por muchos años. 


Relax y un martini en el hotel Alfonso XIII de Sevilla antes de su remodelación


En Sevilla y especialmente en esta época, las noches invitan a salir.  La mejor terraza, la "Piazza Martini", situada en los jardines del Hotel Alfonso XIII es un concepto fresco y agradable, para disfrutar de la noche sevillana como antes.Junto a la Puerta de Jerez, la "Piazza Martini" es el lugar perfecto para tomar una copa en las noches de verano y disfrutar de una agradable velada, en un entorno de alto nivel.  Una atmósfera exclusiva, con un una magnífica decoración, combinación de estilo y calidad que caracterizan al hotel.  Un concepto mas fresco, más agradable pero sobre todo, con una nueva oferta en coctelería ambientado con una cuidada selección de música.  El diseño y la elegancia distinguen este marco, donde conviven lo clásico y lo más innovador. Lámparas y candelabros ofrecen una agradable impresión mientras que la música crea el espacio perfecto para una conversación interesante o una relajación placentera. El hotel cerrará el 31 de mayo para una remodelación que le mantendrá al margen de la vida sevillana durante nueve meses, pero volverá para seguir siendo parte de la historia de esta ciudad.
Durante su ausencia, otra terraza cercana, la del Casino de la Exposición servirá este verano a los sevillanos de escaparate tranquilo de las noches primaverales y veraniegas. La del Casino de la Exposición es una de las terrazas más polémicas de Sevilla por los criterios de admisión y de acceso que aplican en la entrada, lo que le ha valido un buen número de quejas y denuncias de los consumidores. Sin embargo, ahí sigue verano tras verano, al pie de este edificio regionalista, frente al Parque de María Luisa, entre el Prado de San Sebastián y el río, sumando noches de marcha con los privilegiados que pasan el corte. Pues esa es la naturaleza de Casino Terraza, la marcha. Apenas cuenta con reservados para charlar o descansar y sí con una pista de baile que ocupa casi todo el espacio. Sin embargo, a última hora de la tarde todavía se puede disfrutar allí de una cerveza tranquila.

viernes, 15 de abril de 2011

Pedraza, uno de los pueblos más bonitos de España, y sus asados de cordero

A una hora en coche desde Madrid y a 37 kilómetros de Segovia está Pedraza, declarado conjunto monumental en 1951, una pequeña localidad de piedra que es el sitio elegido por muchos madrileños para comer cordero asado o pasar el fin de semana haciendo compras y disfrutando de su exquisita gastronomía.Se trata de una romántica villa medieval llena de arte, un pueblo con muralla, castillo, plaza mayor porticada, palacios, iglesias románicas y estrechas calles de ensueño A mí cuando más me gusta ir es en invierno y disfrutar de la nieve o, con suerte, de sus días frios y soleados. Dentro viven apenas 140 vecinos, pero en sus cuatro calles, que se pueden patear en cinco minutos, se guarecen cuatro hoteles de lujo y un par de casas rurales, una docena de restaurantes y otras tantas tiendas de capricho. Pedraza está presidida por su castillo construido en la cuna que vio nacer al Emperador Trajano. El castillo se levantó entre los siglos XIV y XVI. Perteneció a las familias Herrera y Fernández de Velasco (duques de Frías y condestables de Castilla). En 1529 los hijos del rey de Francia, Francisco I, fueron rehenes en este castillo. Y muchos años más tarde el pintor Zuloaga tuvo su estudio en la torre del homenaje.Desde que la villa fue declarada Conjunto histórico-artístico ha estado muy recuperada y mimada con motivo del auge del turismo cultural y gastronómico. Su Plaza Mayor, una de las más bellas de España, es un espacio irregular con soportales que alberga, entre otros edificios, el del Ayuntamiento y la Casa de la Comunidad de Villa y Tierra.
En este lugar se ubican algunos de los numerosos asadores con hornos de leña y figones donde se degustan buenas carnes de la tierra como el cordero lechal y el cochinillo, además de morcilla y otros embutidos. En la plaza hay además una antigua y típica cantina. Los alrededores son también interesantes para el turismo pues la comarca está salpicada de arquitectura románica rural de encantadora sencillez. En aldeas casi abandonadas o en prados verdes rodeados de bosques y montañas surge una iglesia o ermita con columnas soportando arcos de medio punto y portadas que transmiten paz y armonía, como la del cercano pueblo de Sotosalbos, una de las más conocidas del románico rural segoviano. La villa de Pedraza comenzó su auge a finales de los sesenta, cuando Paradores abrió la Hostería Pintor Zuloaga. En 1975, el decorador Paco Muñoz abría la tienda De Natura y marcaba un punto de inflexión: por su propuesta estética, por saber implicar a los lugareños (creando una fábrica de estaños con modelos florentinos, que ahí sigue) y por animar a "famosos" a comprar y arreglar casas. Y para comer, cualquiera de las decenas de hornos de asar que hay entre Pedraza, Sotosalbos y Torrecaballeros donde cada día acuden cientos de personas para deleitarse. Por supuesto hay que reservar previamente y encargar el cordero por cuartos. El ingrediente principal del cordero de Segovia es el propio animal de raza churra alimentado con los ricos pastos de aquellas tierras (las madres solo les dan su leche). Para asarlo se utiliza solo agua, vinagre y sal. Nada más rico, acompañado de una ensalada o algún escabeche, con un buen Ribera del Duero de la Tierra. Las calles y rincones de Pedraza han servido de plató para anunciar coches y lujos varios, pero también ha sido escenario de filmes o series de televisión. Películas como Campanadas a medianoche, de Orson Welles (1965) se han rodado en parte allí.

La Posada Real Mingaseda en Navafría, Segovia, y las Hoces del rio Duratón

Catorce habitaciones diferentes con calefacción por suelo radiante, bañeras con hidromasaje y decoradas con encanto en un entorno precioso, cerca de el paraje de El Chorro, el pueblo medieval de Pedraza, Sotosalbos, la Granja de San Ildefonso y la propia ciudad de Segovia. La Posada Real Mingaseda esta en Navafria en un valle rodeado de un pinar precioso, en el corazón de Guadarrama, y es una típica construcción de la sierra segoviana con muros de piedra, portón de madera y balcones de forja. En su interior, paredes pintadas en colores alegres a juego con las cortinas y la tapicería de sillones y sillas, y viguería a la vista. Bodega propia con estupendos vinos de la comarca .La Posada Mingaseda ha recibido la marca de excelencia turística como “Posada Real”, que otorga la Junta de Castilla y León.
Este es un buen punto de partida para realizar excursiones por la provincia de Segovia y una de las cosas que hay que visitar es sin duda el Parque Natural de las Hoces del Duratón. En esta zona, el río se ha encajado en un profundo cañón que, en algunos lugares, alcanza más de 100 metros de desnivel. Al interés y belleza del paisaje hay que añadir la gran riqueza arqueológica e histórica que encierra en su interior su garganta. Las Hoces están entre las localidades de Sepúlveda y Burgomillodo, fueron declaradas Parque Natural en 1989 y Zona de Especial Protección para las Aves. En ellas se puede disfrutar con el vuelo poderoso del buitre leonado y sus casi tres metros de envergadura sobrevolando las cabezas de los visitantes.

Travesia Campillo, 10-12
40161 Navafría. Segovia.
921 506 902

jueves, 14 de abril de 2011

Casa Juanillo en el Sacromonte, el barrio más gitano de Granada, un balcón a la Alhambra

Lleva muchos años siendo el mejor restaurante del Sacromonte y no por ser el único, sino porque es único por su terraza frente a la Alhambra, la "Verea", el Generalife y la Silla del Moro. Y tambien por su chimenea, donde, en invierno, se asan las chuletillas de cordero lechal las mas tiernas y sabrosas del Camino del Monte de Granada. Casa Juanillo pertenece a una familia relacionada con el flamenco y todavía es posible ver de vez en cuando como se arrancan con una guitarra en una fiesta improvisada aunque ya el turismo ha hecho mella en el local. Excelentes las papas a lo pobre, el plato alpujarreño, las berenjenas a la miel, las migas, la morcilla y las chuletillas de cordero, pero lo mejor son los precios ya que puedes comer por 15 euros disfrutando de una de las mejores vistas de Granada. La Cuesta del Chapiz asciende al corazón de la Granada más íntima y sube hasta el barrio del Albaicín y a la derecha se bifurca en el Camino del Sacromonte, que discurre por la orilla norte del río Darro, dejando la colina de la Sabika al sur de su recorrido. El Camino del Sacromonte, antes llamado monte Valparaíso, atraviesa el monte sagrado hasta la abadía que nació de la leyenda de los mártires Cecilio, Hiscio y Tesifón en el siglo XVII, discípulos de Santiago Apóstol.
En el recorrido podemos ver incontables cuevas habitadas, distribuidas en la empinada ladera y que son construidas  aprovechando las grutas naturales de la montaña. El camino está salpicado de chumberas y pitas, características de esta zona. Y si hay algo típico del Sacromonte son las zambras que tienen como escenario las cuevas donde el color, el cante y el baile se mezclan en una explosión de sensaciones para los sentidos. Recomendable visitar la de María "La Canastera" y asistir a un espectáculo flamenco. Esta cueva está junto a Casa Juanillo y por ella se han dejado ver actores de Hollywood como Ingrid Bergman, Anthony Quinn, Claudia Cardinale o Yul Brinner; políticos o miembros de la realeza como los Reyes de España o los Duques de Windsor. 

Casa Juanillo
Camino del Sacromonte 81
18010 - Granada
Teléfono: 958223094
 
.

El jamón indultado por amor en "El Gorrión", la taberna más antigua de Jaén


Es un bar lleno de historia, entrañable y especial, la Taberna El Gorrión de Jaén es uno de esos sitios que no puedes perderte cuando visites esta ciudad. Todo está casi como cuando la fundaron en 1888, el trato es amabilísimo y son estupendas sus raciones de jamón y queso, los ahumados y las salazones. Pero es que además, en el sótano tienen un jamón que  "indultaron", es decir que decidieron no comerse y metieron en una urna de cristal , tras la Primera Guerra Mundial, porque el entonces dueño del local se enamoró de una jóven clienta a la que la grasa del jamón había manchado el vestido. Si se lo pides, el camarero seguro que está encantando de bajar y enseñarte ese peculiar "fósil". El Gorrión está muy cerquita de la hermosísima Catedral de Andrés de Vandelvira, en una zona llena de tascas que los jaeneros llaman 'el callejón de los borrachos" con su ironía casi más castellana que andaluza. Las paredes de la taberna están llenas de artículos de periódicos que le han dedicado y son mchas las reseñas literarias que aluden a ella, sobre todo en la obra de Juan Eslava Galán y otros ilustrados jiennenses. Sobre su barra de madera oscura todavía hay tizas para llevar las cuentas y es un lugar muy frecuentado a mediodía y entre las nueve y las once de la noche. Junto a El Gorrión está La Manchega con la que se disputa el decanato de los bares, otra taberna típica decorada con asuntos taurinos y cuadros cásicos. Independientemente de la gastronomía, este especio urbano, antigua judería de la ciudad, poseee un gran encanto por su tipismo.

Calle Arco del Consuelo, 7
Jaén
Tlf 953 232 000

lunes, 11 de abril de 2011

Taberna "Casa Manteca", de Cai Cai

 De ambiente carnavalero y en el corazón del barrio de La Viña, en Cádiz, la taberna "Casa Manteca" es un local decorado con retratos de artistas y toreros que llenan todas las paredes. El dueño José Ruiz Calderón "El Manteca" ofrece buenas chacinas que te sirven en papel de estraza, quesos, carne mechá, buenos vinos y conservas y la especialidad : los chicharrones al limón. Allí puedes estar tan tranquilo tapeando y de repente entra alguien y se pone a cantar flamenco.  Fundado hace más de 50 años por un famoso torero de la estirpe de los Manteca, el local ofrece fiesta, sabor, alegría y en temporada de erizos- es su mejor momento- los vendedores se instalan a las puertas y los clientes se los toman en la barra acompañados de un vino. Como casi siempre está abarrotado, el cosejo es ir por tu tapa a la barra y degustarla en la terraza con una cerveza fría o un vinito de la tierra –de ésta o de otras-. Y muy cerca se encuentra El Faro (San Félix, 15), uno de los clásicos de la ciudad con un buen restaurante y una barra bien surtida y donde puede probar, entre otras cosas, anémonas fritas.Todo al lado de la playa de La Caleta. Es Cádiz en estado puro.

C/ Corralón de Los Carros, 1
11002 Cádiz
956 213 603
.

Casa Enrique: 140 años de historia de Granada

Aparentemente parece un bareto cutre, nada ostentoso, pero cuando entras y te pides una cervecita o un vinito, y empiezas a probar los embutidos, o los mejillones en escabeche y las anchoas...se te alegra el día. Casa Enrique, también conocida por los granadinos más veteranos como "El Elefante", fue una antigua Casa de Postas y tiene ya 140 años. Fundada en 1870, la taberna es parte de la historia de Granada y las malas lenguas cuentan que el nombre se debe a las "trompas"-de elefante- que cogía el dueño, Enrique, aunque los más benevolentes dicen que le apodaban así por su gran tamaño. El local es pequeño y casi siempre está abarrotado de gente, aunque al final, atravesando la barra, tienen una especie de reservado que solo alcanzan los amigos. La sobrasada se la hacen en Mallorca, el foie es el que el probó la primera vez que llegó a París y el vino...de lo mejor si te dejas asesorar., aunque también puedes difrutar de un buen cava (y eso es menos frecuente en un bar en Andalucía). En fin, hay que visitar El Elefante para un aperitivo a mediodía o de noche, una vez que hayas callejeado por la hermosa ciudad de Granada. Eso sí, aunque el tapeo constituye en la capital de la Alhambra toda una institución y una caña o un vino se acompañan de un plato de comida, este no es el caso de este local ubicado junto a Puerta Real porque aquí lo que comes lo pagas. A pesar de todo es indispensable pasar por allí e incluso tomarlo de punto de partida para recorrer los bares de los alrededores de Plaza Nueva o el Realejo.

Casa Enrique
Acera del Darro, 8, 18005 Granada
Tfno: 958 25 50 08

domingo, 10 de abril de 2011

Unas bravas junto a los espejos deformantes del Callejón del Gato, en el Madrid de Valle Inclán


Han desaparecido los espejos deformantes del callejón del Gato, en plano centro de Madrid, en los que Valle-Inclán veía España transformada en esperpento a través de los ojos agonizantes de Max Estrella. Ni el callejón es ya el callejón, ni los espejos los mismos que inspiraron la reflexión del último bohemio. El callejón es hoy calle de Álvarez Gato, poeta cortesano de rancio linaje madrileño que llegó a ser mayordomo de Isabel la Católica; y los espejos, que hasta hace poco servían de reclamo de un establecimiento especializado en "patatas bravas", son copias reducidas de los dos grandes espejos de cuerpo entero, cóncavo el uno y convexo el otro, a los que se acercaban. los niños y los adolescentes por ver sus imágenes deformadas. El callejón, la calle, peatonal desde siempre, es un hervidero de tabernas que marcan la entrada al barrio de Huertas, también llamado de las Musas, de las Tablas y de las Letras, barrio de pícaros y de genios, de cómicos y bohemios. donde malvivieron los más ilustres ingenios de aquel siglo de oro : Félix Lope de Vega, Miguel de Cervantes Saavedra, Francisco de Quevedo y Luis de Góngora. Esta era en los ochenta una zona bohemia que antaño había sido el escenario, precisamente, de la novela Luces de Bohemia de Valle Inclán. Su personaje, Max Estrella, hace la siguiente réplica: "El esperpentismo lo ha inventado Goya. Los héroes clásicos han ido a pasearse en el callejón del Gato. Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el Esperpento".Pero hoy todavía se debe visitar el Calejón del Gato para ir al bar  "Las Bravas", especialistas en patatas bravas, como su nombre indica. Se trata de un clásico del tapeo en Madrid y un punto de encuentro casi obligatorio. Además del plato estrella,  te ofrecen especialidades típicas, como su Pulpo, sus orejas y la tortilla de patatas, de primera calidad y en su punto. Los orígenes de "Las Bravas"se remonta a 1933, cuando el local todavía no era conocido por este nombre. Era una taberna de venta de vinos y licores típica de la época,  cuya salsa brava, según aseguran, está patentada. Y, por supuesto, es de las que pican. Al grito de ‘¡Una de bravas!’, desde la cocina van saliendo a diestro y siniestro estas suculentas raciones de este plato tan madrileño. Un buen sitio para tomar el aperitivo y, por supuesyo, recordar a Valle Inclán. 

LAS BRAVAS ÁLVAREZ GATOCalle Álvarez Gato, 3
28012 Madrid.
Tel. 91 522 85 81

 
 

sábado, 9 de abril de 2011

Nantara Puerto en Sevilla, una nueva mirada al Guadalquivir desde el Muelle de las Delicias

Un nuevo restaurante ha atracado hace unos meses en el Muelle de las Delicias de Sevilla, a orillas del Guadalquivir, y en los últimos tiempos va ganando terreno entre los espacios elegidos por los sevillanos para pasar su tiempo libre. El diseño de Nantara Puerto emula a uno de esos barcos que llevan siglos recorriendo el rio, igual a los que atracan justo enfrente de su terraza,  aunque éste ha llegado a Sevilla para quedarse.
El espacioso local tiene varios destinos, desde una barra para las tapas hasta un salón para pedir a la carta pasando por la terraza, destinada a las raciones. En cuanto a sus propuestas gastronómicas, mira a la cocina tradicional andaluza y mediterránea destacando el tartar de salmón, la carrillada al Pedro Ximénez o sus arroces o carnes de buey. En cuanto a su bodega, vinos y cavas para todos los gustos y bolsillos y unos precios asequibles que rondan los 35 euros por persona si se opta por el restaurante y 22 si se come de raciones en la terraza. Precios, por tanto competitivos, para una oferta de  buey asturiano, ibéricos de Jabugo, pescados y mariscos de nuestras costas, guisos y preparaciones andaluzas de siempre, arroces y risottos que se encuentran entre sus especialidades. Julio Díaz de la Hera, propietario del siempre abarrotado Nantara Tapas en Virgen del Valle en el barrio de Los Remedios, encargó al sevillano Miguel Ángel Calleja este capricho de la arquitectura que despertó la admiración de la Junta del Puerto, concesionaria del proyecto. Junto al Nantara hay otro agradable restaurante "Puerto Delicias. Ahí, en el muelle de las Delicias que ahora están recuperando junto al río, atracan los cruceros y yates más lujosos cuando se celebra la Feria de Abril. La ciudad de Sevilla empieza a vivir de cara a su río con la rehabilitación del paseo que va desde San Jerónimo hasta este Muelle de las Delicias, pasando por la zona del Guadalquivir que discurre paralela a Torneo hasta el Muelle de Nueva York. Hace cuatro siglos, este mismo muelle era un hervidero de carabelas, naos, galeones y carracas, cuando Sevilla era el centro financierro del mundo.
NANTARA PUERTO.Muelle de las Delicias, s/n. Módulo Norte
Tel. 955 12 52 00 · Fax 955 26 28 58
http://www.nantarapuerto.com/
info-reservas@nantarapuerto.com




viernes, 8 de abril de 2011

Excursión a Güéjar Sierra y comida el Charcón desde Granada

El Charcón está situado  en Güéjar Sierra, en la Antigua Estación del Tranvía de Granada a Sierra Nevada, donde se juntan los ríos Genil y Maitena, con un paisaje maravilloso para poder disfrutar de sus platos típicos y en verano de un buen baño en la piscina natural. Y, para comer en el restaurante Maitena-ojo hay que reservar que siempre está lleno-, se puede elegir papas con choto, sopa,  gazpacho, setas, carne etc..etc...y sus postres. Güéjar Sierra se ubica en la vertiente noroeste del Parque Natural de Sierra Nevada, a media ladera del cerro del Calar, a cuyos pies discurren las aguas del río Genil. Se trata de un pueblo de montaña dividido en tres barrios, con fuertes pendientes y arroyos de aguas cristalinas, perfecto para la práctica del turismo rural. De hecho, este municipio es el punto de partida de los principales senderos de media y alta montaña que suben a Sierra Nevada. El origen de Güéjar Sierra es musulmán, aunque la zona pudo estar habitada en el pasado por romanos y visigodos. Durante la época árabe fue una pequeña población que se dedicaba a la producción de seda e hilo. Fue tomada por los Reyes Católicos durante la Reconquista, aunque su población se uniría años más tarde a la sublevación morisca. Está a 16 kilómetros de Granada y es un punto de partida perfecto recorrer la Sierra. En cuanto a la gastronomía tiene fama su choto al ajillo con patatas rojas guisadas a lo pobre, las gachas picantes, y papas migas y, sobre todo, las asaduras del cerdo, con las que sus habitantes celebran  la fiesta matancera al estilo güejareño. También se pueden degustar las chacinas derivadas del cerdo, sobre todo chorizo y morcillas, acompañadas por buen vino. Es conocido y muy artesanal el pan que se elabora en esta localidad en los hornos de leña. Con este producto se hacen las migas, que se cocinan también con harina. De la repostería, destacan los dulces como los roscos de anís y leche frita  con azúcar y canela.

Restaurante Maitena.
(+34) 958484150 / (+34) 958484919
Estación de Maitena, Güéjar Sierra. Granada

Rue des Rosiers, una calle de tradición judia en el barrio parisino de Le Marais

Para probar unos ricos falafel hay que visitar el Marais, un barrio multicultural y heterogéneo de París en el que se conviven en armonía las mejores tiendas de moda y diseño de la ciudad, un buen número de bares de ambiente gay y cantidad de comercios de tradición judía, así como sinagogas y restaurantes de comida Khoser. La parte central se denomina también Pletz, (palabra que en yiddish significa "pequeña plaza"), y es el barrio judío más importante de París. En el corazón de este Pletz encontramos la Rue de Rosier, la calle  más interesante y curiosa de la comunidad judía parisina. Debe su nombre a que hace años las paredes de sus edificios estaban cubiertas de rosales y todavía se pueden ver placas que recuerdan a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial. Es una calle cortita con tiendas de marcas como Custo Barcelona, restaurantes kosher, pastelerías, sinagogas y colegios, pero lo que más llama la atención es la concentración de restauantes de falafels. Si se pasea por Le Marais un sábado se podrá ver las sinagogas llenas de gente para asistir al sabbat. Los domingos sin embargo, la gente pasea por las tiendas abiertas que rodean la Place de los Vosgues donde, si el día está soleado, los estudiantes abarrotarán el césped y los parisinos los muchos cafés de la zona. Así es Le Marais, uno de los barrios de moda de París.

Peñalba de Santiago y Las Médulas, regreso al pasado en el Bierzo leonés



Peñalba de Santiago es una pequeña, bella y recóndita aldea del Bierzo, en León, que conserva los caracteres del medioevo. Las escasas nuevas construcciones respetan la tradición arquitectónica y pasear por sus empinadas y angostas calles, con casas de mampostería de pizarra, con solanas de madera en la planta superior y cubiertas por tejados de lajas de pizarra, es como regresar al pasado. Por su arquitectura rural y por ser el único ejemplar de arquitectura popular berciana, ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico Nacional.  El recorrido hacia Peñalba de Santiago es uno de los paisajes más bellos de Castilla y León. Al final te encuentras con el valle del Silencio, natural, exhuberante y virgen dominado por frondosos bosques de roble, ríos y cascadas naturales y algún pueblecito que se integra en el paisaje. El pueblo, erguido sobre una peña, a la que debe su nombre, en los inviernos de nieves se cubre por un manto blanco sobre el que se alza la iglesia de Santiago, de puro estilo mozárabe. Está a unos 20 kilómetros de Ponferrada, es una aldea con sabor, en la que se conservan las típicas casas serranas. Casas de piedra, con madera en los balcones y pizarras de piedra, que se apiñan entorno a la iglesia. Peñalba está a unas tres horas en coche de Madrid y cerca de otro curioso y espectacular paisaje que no hay que dejar de ver: Las Médulas.
Son
 unas impresionantes formaciones de tierras auríferas acumuladas durante la explotación que de estas minas hicieron los romanos. Ofrecen una espectacular panorámica en la que se mezclan los vivos tonos ocres de la tierra aurífera con los verdes brillantes de una vegetación exuberante llena de vitalidad y de belleza, situadas en las estribaciones de los Montes Aquilianos y próximas a los pueblos de Orellán, Médulas y Voces. Todavía se conservan galerías y restos de los canales para el agua de varios kilómetros que era necesaria para el lavado del mineral. Todo el conjunto de estas formaciones están declaradas Patrimonio de la Humanidad.

jueves, 7 de abril de 2011

Oxo Tower, cenar sobre el Támesis, con las mejores vistas de Londres

En la zona de Southbank londinense, no puedes dejar de subir a la Oxo Tower. En la planta 8 hay un restaurante y un bar que te ofrece una de las vistas más espectaculares de Londres. Uno de esos rincones que todo el mundo debería conocer. Apúntatelo y lleva allí a alguien especial. Sorprenderás. Además, puedes cenar algo o tomar una cervecita  o un cocktail- son famosos sus bloody mary-con el Támesis de testigo. El restaurante es caro, unas 50 libras por persona, pero puedes optar por tomar algo en la zona de la brasserie o simplemente pedir un vino o un cocktail y disfrutar de las vistas del Big Ben o la Catedral de Saint Paul.
A principios del siglo 20 la colocación de anuncios en las calles de Londres era considerada de lo más vulgar, incluso estaba prohibida en las fachadas de los edificios, en gran parte como respuesta al caos de los siglos anteriores, cuando la fiebre del anunciante llegó a oscurecer calles enteras abarrotadas de carteles compitiendo entre sí. Las autoridades tuvieron que frenar esa vorágine de alguna forma, pero algún que otro comerciente dispuesto a anunciarse a toda costa, echó mano del ingenio para saltarse la prohibición. A la orilla sur del Támesis, junto al puente de Blackfriars, se construyó una torre en lo alto de un almacén. La torre muestra un enorme anuncio de carne “Oxo” que se puede ver desde varios kilómetros de distancia y que se saltó la prohibición integrando, de manera muy inteligente, las letras OXO en la estructura del edificio en forma de gigantescas ventanas de cristal rojo. .Hoy en día la Oxo Tower lberga tiendas de diseño y galerías. Lo mejor es llegar a ella dando un paseo por la ribera del Támesis y ver la Tate Modern.


Gaudeamus, un café en la azotea de las Escuelas Pías de Lavapiés, frente a la Corrala


Es uno de mis últimos descubrimientos en Madrid y está cerca de mi barrio de la infancia. En una de las zonas más multiculturales y castizas de la ciudad, en la confluencia de las calles Mesón de Paredes y Tribulete, se encuentra GaudeamusCafé. Un oasis de modernidad (no sólo por su interior, sino también por su arquitectura), ubicado dentro del sorprendente complejo cultural de Escuelas Pías de Lavapiés, de la UNED. GaudeamusCafé es mucho más que un restaurante, allí se organizan exposiciones de pintura, fotografía, grabados… lecturas de poesía, cuentacuentos y hasta cursos monográficos de cocina. Su terraza, con vistas a a la Corrala, es una de las más atractivas de la capital y está en la cuarta planta de este edificio rehabilitado por el arquitecto José Ignacio Linazasoro. Gaudeamus significa "alegrémonos" y, la verdad, es que es una alegría encontrar sitios así por Madrid. Las tostas, las ensaladas, las empanadillas, los postres y los tes (una gran variedad), todo muy bueno. El menú degustación, por 26 euros, incluye tabulé, provoletta, huevos rotos y berenjenas en tempura con miel, todo ello para compartir; y después una tosta (  la de solomillo con cebolla caramelizada, muy buena ) y postre. La tarta de queso con mermelada de naranja es totalmente casera.  Su agenda cultural, disponible en la página web, incluye cortos, tertulias y exposiciones.
Por lo que respecta al apartado musical, se escucha pop -español e internacional-, flamenco y jazz, todo sin estridencias. Los estudiantes suelen frecuentarlo a primera hora.
Al atardecer, 'Gaudeamus' está poblado por treintañeros y vecinos de la zona (Lavapiés) y por quienes acuden atraídos por las veladas poéticas y demás eventos culturales que se organizan. Así, las proyecciones de cortometrajes en una fachada colindante son otra más de las muchas peculiaridades que presenta esta terraza abierta al cielo más castizo/mestizo de Madrid. Lavapiés fue en origen la Judería o el Barrio Judio de la ciudad y hoy en día su edificio más emblemático son estas Escuelas Pías, una mezcla de restauración, rehabilitación y nueva construcción situado frente a ‘La Corrala’. Fundadas para la educación de niños pobres en 1729, Las Escuelas Pías fueron el primer colegio en Madrid de la orden de los Escolapios.

Gaudeamus Café
Dirección: Tribulete, 14 (4ª planta. Edificio Escuelas Pías. UNED).
Zona: Centro.
Localidad: Madrid
Metro: Lavapiés.
Tfn: 91 528 25 94.

miércoles, 6 de abril de 2011

Le Cock, local mítico y de nuevo glamour. con los mejores cócteles de Madrid

Ubicado en un antiguo palacete francés, Le Cock puede presumir de ser de los bares con más solera de Madrid. Se abrió en 1921 con la estética de club inglés que aún mantiene. Lo regentó el mismo Perico Chicote que diez años después abriría su propia coctelería al otro lado del edificio y que después de la guerra lo compraría y usaría como privado de lujo de su emblemático local donde se podía ver a jerarcas del régimen soltándose la melena o traficar con penicilina, si creemos lo que cuentan. Su sobrino se lo traspasó a los dueños actuales en el 85.
De esos locos primeros años queda un rastro canalla y una colección creciente de cuadros dedicados por amigos y artistas habituales del bar, la mayoría expuestos en el pasillo de camino a los baños. Francis Bacon se tomó aquí sus Dry Martini en sus visitas a Madrid y también dejó un recordatorio. La carta de cócteles recoge los clásicos preparados de manera fiel al espíritu de la tradición. Fuera de carta son bastante habituales el Amaretto Sour‚ el Pisco Sour o el Long Island Iced Tea, por ejemplo. Sin ser un experto en Gimlet o Ginfish, a mí me entra muy bien tanto como el Mojito, que es de ron Havana y no lleva hielo picado pues se hace en coctelera. El barman y encargado desde hace casi una década es Javier Rufo, un profesional al que le gusta su trabajo. Si quieres probar algún cóctel "de creación" puedes pedirle consejo en persona.
Si buscas tomarte un cóctel sentado con algo de picar y sin esperas, ve por la tarde o entre semana. Los fines de semana por la noche el ambiente es más de bar de copas, hay cierta aglomeración y serias dificultades para encontrar mesa. Siempre que voy a Madrid me gusta llevar a la gente a este sitio por lo atípico a la vez que clásico del lugar: puerta cerrada, mirada del portero a través del cristal traslúcido de ésta y levantamiento del pestillo. Aunque siempre te deje pasar. Es fácil encontrar en si interior a actores, modelos, directores de cine e. incluso a algún miembro de la Familia Real.

Bar Le Cock.Calle de la Reina 16. Madrid




Casa Ciriaco, referente de la cocina tradicional madrileña, recuerda el atentado contra Alfonso XIII en 1906

Situado entre el Palacio Real y el Ayuntamiento de Madrid, el restaurante Casa Ciriaco es desde 1906 una de las mejores tascas de la capital y un referente de la cocina tradicional madrileña. Lugar sencillo, sin pretensiones, se ha convertido en espacio de encuentro de grupos gastronómicos que acuden por su excelente cocina casera donde no faltan los tradicionales callos a la madrileña o la pepitoria de gallina, perdices con judiones o la trucha escabechada, sin olvidar sus croquetas de merluza y sus boquerones en vinagre. Era el rincón favorito del pintor Ignacio Zuloaga y es la sede de los “Amigos de Julio Camba” que supo unir como nadie arte y gastronomía. Está situado en el barrio de Palacio, en plena calle Mayor, cerca del Metro de Sol y de Ópera. Una vez a la semana preparan el típico cocido madrileño que se come en 'dos vuelcos' y los precios son muy asequibles. Es recomendable para que los turistas aprecien que la comida madrileña no es solo la paella recalentada y la sangría. Las paredes del establecimiento guardan historias y tienen aire nostálgico, teñidas de recuerdos como el de la bomba de Mateo Morral contra Alfonso XIII y Victoria Eugenia el día de su boda , en 1906, lanzada desde el piso de arriba. Además, una placa que se encuentra en el edificio está colocada en honor de la noche de Max Estrella , el poeta miserable y ciego de la obra de Ramón María del Valle Inclán, "Luces de Bohemia". El local se hizo famoso por sentar a sus mesas al dibujante Antonio Mingote, que diseñó el sello de casa, los toreros Domingo Ortega y Juan Belmonte (visitaba el local en sus estancias madrileñas) o el pintor Sebastián Miranda.

C/ MAYOR, 84
28013 Madrid
915 480 620

Ver la Procesión General de Úbeda y dormir en el Hotel Palacio de la Rambla de esta ciudad jiennense

La Semana Santa de la localidad jiennense de Úbeda es una de las más populares de Andalucía. Está declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional desde 1980, como también lo son las de Jaén, Baeza y Martos. Actualmente son 20 las cofradías que hacen estación de penitencia por la ciudad a lo largo de la Semana Santa. Pero el día más característico es el viernes santo cuando sale por las calles de la preciosa localidad renacentista la Procesión General. El Borriquillo, la Santa Cena, el Huerto, la Columna, la Humildad, Jesús Nazareno, la Caída, la Expiración, las Angustias y la Soledad procesionan, en este orden,  acompañando a el Santo Entierro. El punto de salida es la Plaza Vázquez de Molina donde minutos antes al comienzo de la procesión ya se agolpan penitentes de distintas cofradías y los distintos tronos ofreciendo una mezcla de colores, sentimientos, tradición, devoción y arte. Los tronos de la Oración en el Huerto, la Columna, el Nazareno, la Caída, la Expiración y las Angustias están esperando la procesión, bien en el templo de Santa María  o bien en el Ayuntamiento desde que llegaran a los mismos al final de su estación de penitencia a lo largo del Jueves Santo o Viernes Santo. Otros tronos, concretamente los del Borriquillo, la Santa Cena y la Humildad han de trasladarse a la plaza junto con su guión y banda para poder comenzar la procesión. La Soledad se incorpora a ella cuando llega a la plaza desde el templo de San Millán y El Santo Entierro es la encargada de cerrar la General, completando su recorrido oficial hasta llegar de nuevo a Santa María. Las bandas inundan de emocionantes toques las calles de Úbeda que en esas fechas se llenan de turistas. Y desde el punto de vista gastronómico, la Semana Santa ubetense es la época álgida para los famosos hornazos, roscos de Jesús, torrijas y puritos americanos, típicos dulces  propios de estas fechas.
Para pernoctar, aconsejo un palacio majestuoso convertido en un hotel con encanto: el Palacio del Marqués de la Rambla. Un sitio precioso, en un edificio renacentista, con habitaciones encantadoras y el mobiliario auténtico y antiguo, menos las camas y los baños que son nuevos y estupendos. El comedor del desayuno y el propio desayuno también inmejorables. El claustro, los pasillos, las zonas comunes, el jardín..hacen que parezca que vives en otro tiempo. Construido por el mismísimo Andres de Vandelvira en el siglo XVI, durante generaciones ha pertenecido a la misma familia y en él  pernoctó el rey Alfonso XIII. El hotel actual  ofrece, en un marco histórico y privado, las comodidades de hoy en día con la quietud del pasado. La habitación doble vale 120 euros con desayuno incluido y hay ofertas con las que puedes pasar tres noches y pagar dos, según la temporada.


Hotel Palacio de la Rambla. Plaza Marqués, 1
23400 Úbeda
953 750 196

lunes, 4 de abril de 2011

Museo del Padre Sifón y restaurante Juanito, en la ciudad renacentista de Baeza


U

Situado en pleno corazón de la ciudad jienense de Baeza, Diego Lozano, conocido como el "Padre Sifón"  creó en su fábrica de gaseosas un increible museo de representaciones a escala de los monumentos más importantes de Baeza,  tallados en un simple bloque de piedra. Artista de vocación tardía, ya que empezó a extraer de grandes bloques de piedra blanca réplicas a escala de obras de arquitectura con 52 años, se inició con la reproducción de la Custodia de la Catedral de Baeza . Un trabajo al que le dedicó 24 meses y 4.200 horas, y tras el que siguieron la fuente de Santa María, el Palacio de Jabalquinto, el Ayuntamiento, la Puerta de Jaén, la iglesia de la Concepción, todas ellas obras del patrimonio artístico de su ciudad renacentista, aunque después hizo también réplicas de la Puerta de Alcalá de Madrid, la Torre Eiffel  o  la Giralda de Sevilla (su última obra, en la foto).
Cuando visitabas su taller, Lozano contaba a todo el que quería escucharle que era un  escultor autodidacta que ha reproducido  monumentos de todo el mundo. En algunos casos ni siquiera había visto personalmente los originales, se guiaba por fotografías e indicaciones que seguidores y admiradores le enviaban desde cualquier rincón del mundo. Aunque el artista haya fallecido, recomiendo a todo el que visite la bonita ciudad de Baeza que se acerque hasta el Museo. Ahora es la familia, una hija cuando yo he vuelto, la encargada de enseñarlo a quienes pasan por allí.
Y después hay que acercarse a comer a Juanito, uno de los mejores restaurantes de Jaén, de cocina tradicional y donde todo lo elaboran con aceite de oliva que es la base de las alcachofas, la ensalada de perdiz, las patatas a lo pobre con lomo de orza  y el cabrito con habas o del bacalao con piñones a la baezana. El restaurante está en un hotel, así que no debes esperar un lugar con encanto especial, pero la buena dirección de Juanito Salcedo, ya fallecido, que han seguido sus hijos y la cocina de Luisa, la matriarca de la familia, lo han convertido en un lugar que hay que visitar ya que hoy sigue siendo el restaurante más señero de la gastronomía de Jaén.

Museo del Padre Sifón. C/ Arco del Barbudo, s/n. Baeza (Jaén)

Restaurante Casa Juanito. Avenida Alcalde Puche Pardo, 57
23440 Baeza
953 740 040

Comer pulpo frente al mar en la Casa do Polvo de Santa Luzía y bañarte en la playa de Barril

Puedes probar todo tipo de guisos de pulpo viendo el mar. Recomiendo sin duda este pequeño restaurante del pueblo marinero de Santa Luzia, denominada también la "villa do polvo" (el pueblo del pulpo), una freiguesía de Tavira. La "Casa do Polvo" es un pequeño local con unas 10 mesas, en el paseo marítimo. Como su nombre indica, aunque hay más cosas, están especializados en cocinar pulpos , los mismos que los pescadores traen cada mañana del mar a la cocina. La carta ofrece la posibilidad de pedir raciones pequeñas, y así probar todas las versiones posibles de pulpo a unos precios asombrosos. Feijoada do polvo (judias con pulpo), arroz de pulpo (no es lo mejor ni mucho menos), carpaccio de pulpo, pulpo asado, con cebolla, en ensalada..., aunque también hay excelentes chocos y otros pescados y después numerosos postres para probar como el Dom Rodrigo (yema de huevo con almendras y cabello de angel), tarta de alfarroba (algarroba) o de nata, todos muy muy dulces pero buenísimos. Como el local empezó a ser conocido se han expandido y han hecho una ampliación que llaman lógicamente "Casa o Lado" (Casa de al lado), pero el original tiene mucho más encanto, a pesar de que ha sido totalmente remodelado.
Pero el mayor encanto que tiene el restaurante es sin duda su ubicación en el precioso pueblo marinero de Santa Luzía con hermosas playas como la de Barril, una de las mejores del Algarve,a donde puedes llegar dando un paseo o bien tomando un trenecito que te deja junto a un cementerio de anclas frente al mar. También está en la barra de arena de enfrente la playa de Tierra Estreita a donde llegas en un barquito que en verano sale cada 15 minutos. El origen de esta freguesía de Tavira se remonta a 1577, y su nombre es una invocación a Lucía de Siracusa, la Santa siciliana protectora de los enfermos de los ojos. Santa Luzía fue convertida en villa el 13 de mayo de 1999.

Casa do Polvo Av. Eng. Duarte Pacheco,8 (Marginal) Santa Luzia - Tavira. Portugal. Tel.: 281 328 527