Etiquetas

viernes, 8 de abril de 2011

Peñalba de Santiago y Las Médulas, regreso al pasado en el Bierzo leonés



Peñalba de Santiago es una pequeña, bella y recóndita aldea del Bierzo, en León, que conserva los caracteres del medioevo. Las escasas nuevas construcciones respetan la tradición arquitectónica y pasear por sus empinadas y angostas calles, con casas de mampostería de pizarra, con solanas de madera en la planta superior y cubiertas por tejados de lajas de pizarra, es como regresar al pasado. Por su arquitectura rural y por ser el único ejemplar de arquitectura popular berciana, ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico Nacional.  El recorrido hacia Peñalba de Santiago es uno de los paisajes más bellos de Castilla y León. Al final te encuentras con el valle del Silencio, natural, exhuberante y virgen dominado por frondosos bosques de roble, ríos y cascadas naturales y algún pueblecito que se integra en el paisaje. El pueblo, erguido sobre una peña, a la que debe su nombre, en los inviernos de nieves se cubre por un manto blanco sobre el que se alza la iglesia de Santiago, de puro estilo mozárabe. Está a unos 20 kilómetros de Ponferrada, es una aldea con sabor, en la que se conservan las típicas casas serranas. Casas de piedra, con madera en los balcones y pizarras de piedra, que se apiñan entorno a la iglesia. Peñalba está a unas tres horas en coche de Madrid y cerca de otro curioso y espectacular paisaje que no hay que dejar de ver: Las Médulas.
Son
 unas impresionantes formaciones de tierras auríferas acumuladas durante la explotación que de estas minas hicieron los romanos. Ofrecen una espectacular panorámica en la que se mezclan los vivos tonos ocres de la tierra aurífera con los verdes brillantes de una vegetación exuberante llena de vitalidad y de belleza, situadas en las estribaciones de los Montes Aquilianos y próximas a los pueblos de Orellán, Médulas y Voces. Todavía se conservan galerías y restos de los canales para el agua de varios kilómetros que era necesaria para el lavado del mineral. Todo el conjunto de estas formaciones están declaradas Patrimonio de la Humanidad.

1 comentario:

  1. Completamente de acuerdo, y no lo dice sólo mi corazón berciano.

    ResponderEliminar