Etiquetas

sábado, 23 de abril de 2011

Caviar del Bazar de las Especias y bocadillos de pescado de Eminonu, en Estambul

Es una ciudad que te entra por los sentidos, llena de sonidos y olores que te estimulan. Cualquiera que haya viajado a Estambul hablará de sus bazares, del caos reinante en ellos, de sus mil y un colores, los sonidos y los olores, el regateo y los miles de puestecillos donde comprar casi de todo. El Gran Bazar y el Bazar de las Especias, mucho más recoleto, son dos espacios donde los turcos desarrollan su capacidad de negocio y su arte para vender y sobre todo para regatear. Si perseveras puedes encontrar chollos, pero eso sí después de haberte agotado en largos rifirrafes con los vendedores de los que casi siempre sales con la sensación de que te han vencido. Frente a la laberíntica planta del Gran Bazar, donde resulta muy fácil perderse o cuanto menos dar alguna que otra vuelta innecesaria hasta que le pillas el tranquillo, el Bazar de las Especias es un recinto donde perderse resulta imposible. Da igual por qué puerta entres, en seguida estarás en otra puerta por la que puedas salir. En este Bazar de las Especias, como su propio nombre indica, sobre todo se venden especias, os llamarán la atención decenas de puestos llenos de especias de colores intensos y olores en ciertos momentos abrumadores, pero la joya de la corona es el caviar del báltico, que se puede comprar a precios mucho más razonables que en España. El caviar lo venden en muchos puestos y también se puede regatear, pero menos que en el Gran Bazar. Lo mejor es pedir el mejor precio en varios sitios y decirles q lo comprarás en el q mejor oferta te haga. Es un proceso curioso porque para enseñarte los distintos tipos de caviar que tienen te hacen pasar a una trastienda, sentarte, te ponen un mantelito y te sacan el muestrario.Todo muy ceremonioso y te lo dan a probar en diminutas cucharillas. El dueño del principal puesto de caviar habla inglés y disfruta explicando la diferencia entre los distintos tipos de caviar: el caviar negro iraní o ruso es la hueva del esturión; el caviar rojo es la hueva del salmón y el caviar turco es la hueva del mújol gris. Para preservarlos, todos se cubren con cera. Cien gramos de caviar equivalen a la proteina que hay en diez kilos de pescado. Hay que comparar y comprar en el más barato.Yo conseguí sacar la lata de caviar iraní marca Beluga de 200 gr por 40 euros, inicialmente me pedían 60 €.
Y como colofón, al salir de este Bazar de las Especias, también conocido como Bazar Egipcio, lo mejor es irse a comer a uno de los restaurantes especializados en pescado que hay muy cerquita, bajo el Puente Gálata que une la parte vieja con la zona nueva de Estambul. Allí los camareros de los restaurantes, que tienen unas vistas insuperables, compiten para captar clientes, pero sin atosigarte. La parte de arriba del puente siempre, día, tarde y noche, esta repleto de pescadores, una tradición que pasan de padres a hijos . Está situado frente a la Mezquita Nueva, muy cerca del puerto de Eminonu, donde parten los barcos a diferentes puntos de la ciudad, así como los ferrys que surcan el estrecho del Bósforo y te puede atrapar durante horas. En el puerto de Eminou venden los famosos bocadillos de pescado, que suele ser caballa, en un montón de puestos en la calle.

BAZAR EGIPCIO. MISIR ÇARSISI
Diario de 9 a 19 horas, excepto domingos y festividades públicas
o religiosas.

3 comentarios:

  1. hola, muy interesante tu entrada, me gustaría saber si te acuerdas que puesto fue en el que compraste caviar y si estas segura que no te vendieron falso por ese precio.

    muchas gracias

    ResponderEliminar
  2. Estoy segura de que era auténtico. Era exquisito. No te podría decir desde aquí el puesto, pero te meten como en una trastienda para mostrarlo y que lo puedas probar. Es todo un ritual. A mí me recomendaron ese puesto en concreto. Sabría volver pero no guarte sin estar allí.

    ResponderEliminar